Declaración global de organizaciones feministas y defensoras de los derechos de las mujeres
La siguiente declaración ha sido respaldada por casi 1300 personas, redes y organizaciones de mujeres de más de 100 países, para exigir a los Estados que adopten una política feminista para abordar los desafíos extraordinarios planteados por la pandemia COVID-19 de manera coherente con las normas y los principios de derechos humanos. Esta iniciativa fue coordinada por la Feminist Alliance for Rights (FAR)
Publicación: 07.Abril.2020
Paolina, una joven indígena de Ecuador, lidera acciones en para atender la emergencia en su comunidad. Foto FAR

Declaración global de organizaciones feministas y defensoras de los derechos de las mujeres 

Nosotras, las redes, organizaciones y personas firmantes, comprometidos con los principios feministas y los derechos humanos de las mujeres, hacemos un llamado a los gobiernos para que recuerden y actúen de acuerdo con los estándares de derechos humanos en su respuesta a COVID-19 y defiendan los principios de igualdad y no discriminación, centrándose las personas más marginadas, incluyendo pero no solo, las mujeres, niñas y niños, personas ancianas, con discapacidades, con problemas de salud, personas que viven en zonas rurales, personas sin hogar personas institucionalizadas, personas LGBT +, refugiadas, migrantes, pueblos indígenas, apátridas, defensoras de derechos humanos y personas en zonas de conflicto y guerra. La política feminista reconoce y prioriza las necesidades de las comunidades más vulnerables. Más allá de la respuesta a esta pandemia, es necesario para el desarrollo de comunidades pacíficas, inclusivas y prósperas dentro de los estados impulsados ​​por los derechos humanos.

Es fundamental que los gobiernos utilicen un enfoque basado en los derechos humanos e interseccional para garantizar que todas las personas tengan acceso a la información, los sistemas de apoyo y los recursos necesarios durante la crisis actual. Hemos reconocido nueve áreas enfoque claves para ser consideradas en el contexto de la crisis por el COVID-19. Se enumeran a continuación con breves descripciones de posibles desafíos y recomendaciones que consideran las experiencias vividas de personas en posición vulnerable, especialmente mujeres y niñas que sufren un impacto desproporcionado debido a su sexo, género y orientación sexual, y orientan a los responsables políticos a encontrar soluciones que no exacerban sus vulnerabilidades ni magnifican la desigualdad existente y aseguran sus derechos humanos.

Estas pautas no reemplazan la participación de mujeres y niñas y otras comunidades marginadas en la toma de decisiones, sino un fundamento para la consulta y la diversidad en el liderazgo.

Áreas de enfoque clave para una política feminista para abordar COVID-19

Seguridad alimentaria. En los países que dependen de las importaciones de alimentos, existe el temor por el cierre de fronteras y mercados y la imposibilidad de acceder a los alimentos. Esta preocupación se exacerba para las personas que viven en la pobreza y en las comunidades rurales, especialmente las mujeres, que no tienen fácil acceso a los centros de las ciudades y a los principales supermercados y mercados. Esto lleva a las personas con los medios para comprar grandes cantidades de bienes, lo que limita la disponibilidad para aquellos con ingresos más bajos que no pueden hacer lo mismo y es probable que enfrenten escasez cuando intentan reponer sus suministros de alimentos. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Aumentar, o introducir, cupones de alimentos y subsidios, tanto en cantidad para aquellos que ya los reciben como en la expansión del acceso para incluir a aquellos que se vuelven más vulnerables debido a las circunstancias actuales.
  • Dirigir a las empresas a racionar el suministro de alimentos no perecederos para controlar el inventario y aumentar el acceso de aquellos que, debido a sus niveles de ingresos, deben comprar durante un periodo de tiempo más largo.
  • Enviar suministro de alimentos a las comunidades rurales para que se almacenen y distribuyan según sea necesario para eliminar el retraso en el acceso al suministro en los centros de las ciudades y proteger contra la escasez debido a retrasos en el envío.
  • Enviar suministros de alimentos a personas que no pueden abandonar sus hogares (por ejemplo, personas discapacitadas que viven solas o en áreas remotas).

Salud. Todos los países esperan una tensión masiva en sus sistemas de salud pública debido a la propagación del virus, y esto puede conducir a una disminución de la salud materna y al aumento de las tasas de mortalidad infantil. A menudo hay falta de acceso a servicios de salud y suministros médicos en las comunidades rurales. Los ancianos, las personas con discapacidades y las personas con sistemas inmunes comprometidos o debilitados corren un alto riesgo y es posible que no tengan sistemas de apoyo internos. El cambio en la rutina y la propagación del virus pueden crear o exacerbar problemas de salud mental. Esta crisis tiene un impacto desproporcionado en las mujeres que se forman el 70% de los trabajadores en el sector social y de salud,  según el documento de trabajo de la Organización Mundial de la Salud de marzo de 2019 sobre igualdad de género en la fuerza laboral de salud. También afecta desproporcionadamente a quienes brindan cuidados a otros. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Garantizar la disponibilidad de datos desagregados por sexo y análisis de género, incluidas las tasas diferenciadas de infección y mortalidad.
  • Aumentar la disponibilidad y la prestación de servicios de salud y personal de respuesta, suministros médicos y medicamentos.
  • Garantizar el acceso oportuno de las mujeres a los servicios de salud sexual y reproductiva necesarios e integrales durante la crisis, como la anticoncepción de emergencia y el aborto seguro.
  • Mantener una reserva adecuada de productos de higiene menstrual en centros sanitarios y comunitarios.
  • Capacitar al personal médico y a los trabajadores sociales de primera línea para reconocer los signos de violencia doméstica y proporcionar los recursos y servicios adecuados.
  • Desarrollar una base de datos de personas de alto riesgo que viven solas y establezca un sistema y una red para mantener contacto regular y entregarles suministros.
  • Proporcionar la prestación continua de servicios de atención de salud basados ​​en investigaciones y pruebas médicas no sesgadas, no relacionadas con el virus, para mujeres y niñas.
  • Implemente sistemas para satisfacer de manera efectiva las necesidades de salud mental, incluidas las líneas directas de llamadas telefónicas / videollamadas accesibles (por ejemplo, lenguaje de señas, subtítulos), grupos de apoyo virtual, servicios de emergencia y entrega de medicamentos.
  • Apoyar los centros de rehabilitación para que permanezcan abiertos para personas con discapacidades y enfermedades crónicas.
  • Dirigir a todas las instituciones de atención médica para que brinden servicios de atención médica adecuados a las personas, independientemente del estado del seguro médico, el estatus migratorio y reafirmar los derechos de las personas migrantes y apátridas, con estado migratorio regular e irregular, y las personas sin hogar a buscar atención médica libres de discriminación, detención y deportación
  • Asegurar que los proveedores de servicios de salud y todo el personal de primera línea reciban capacitación adecuada y tengan acceso a equipos para proteger su propia salud y ofrecer apoyo en salud mental.
  • Evaluar y satisfacer las necesidades específicas de las mujeres que prestan servicios de salud.

Educación. El cierre de las escuelas es necesario para la protección de niñas y niños, familias y comunidades y ayudará a aplanar la curva para que la tasa máxima de infección se mantenga manejable. Sin embargo, presenta una interrupción importante en la educación y la rutina a la que las y los niños están acostumbrados. En muchos casos, las y los niños que dependen del programa de almuerzo escolar enfrentarán inseguridad alimentaria. También se vuelven más vulnerables a la violencia en sus hogares y comunidades que pueden pasar desapercibidos debido a la falta de contacto. El cierre de escuelas también tiene una carga desproporcionada para las mujeres que tradicionalmente asumen un papel de cuidadoras. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Dirigir a las instituciones educativas para que preparen paquetes de revisión y asignación de niños para mantenerlos académicamente involucrados y evitar contratiempos y brindar orientación a los padres sobre el uso del material.
  • Crear programas de radio educativos apropiados para niñas y niños en edad escolar.
  • Subsidiar el cuidado de niñas y niños para familias que no pueden hacer arreglos alternativos para sus hijos.
  • Ampliar el acceso gratuito a Internet para aumentar el acceso a plataformas y material educativo en línea y permitir que los niños participen en sesiones de clase virtuales y accesibles para discapacitados donde estén disponibles.
  • Proporcionar computadoras portátiles para las y los niños que las necesitan para participar en la educación en línea.
  • Adoptar medidas para garantizar que continúen recibiendo alimentos asegurándose de que se puedan entregar o recoger.
  • Proporcionar apoyo financiero y de salud mental adicional para las familias que cuidan a niñas y niños con discapacidades.

Desigualdad social. Éstas existen entre hombres y mujeres, ciudadanos y migrantes, personas con estatus regular e irregular, personas con y sin discapacidades, personas neurotípicas y neuroatípicas y otras dicotomías percibidas o diferencias no binarias, así como grupos raciales, étnicos y religiosos. Las vulnerabilidades existentes se complican aún más por la pérdida de ingresos, el aumento del estrés y las responsabilidades domésticas desiguales. Las mujeres y las niñas probablemente tendrán mayores cargas de cuidado que competirán con (y posiblemente reemplazarán) su trabajo remunerado o educación. Las comunidades vulnerables corren un mayor riesgo cuando se promulgan leyes o se introducen otras medidas que restringen su movimiento y reunión, particularmente cuando tienen menos acceso a la información o la capacidad de procesarla. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Fomentar el reparto equitativo de las tareas domésticas en términos explícitos y mediante asignaciones de tiempo libre y compensación para todos los trabajadores.
  • Proporcionar un mayor acceso a saneamiento y espacios de refugio de emergencia para personas sin hogar.
  • Implementar el protocolo y capacitar a las autoridades sobre el reconocimiento y la participación de las poblaciones vulnerables, particularmente cuando se aplican nuevas leyes.
  • Consultar con las organizaciones de la sociedad civil el proceso de implementación de la legislación y la política.
  • Garantizar la igualdad de acceso a la información, la educación y los recursos de salud pública en varios idiomas, incluidos los idiomas de señas y pueblos indígenas, formatos accesibles e idiomas simples y fáciles de leer.

 Agua y saneamiento. No todas las personas tienen acceso a agua corriente limpia. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos que:

  • Asegurar que la infraestructura esté en su lugar para que el agua potable y limpia se canalice a los hogares y se entregue a las áreas desatendidas.
  • Cesar todas las desconexiones y renunciar a todas las tarifas de reconexión para proporcionar a todos agua limpia y potable.
  • Traiga remedio inmediato a los problemas del agua sucia.
  • Construir estaciones públicas de lavado de manos en las comunidades.

Desigualdad económica. Las personas experimentan desempleo, subempleo y pérdida de ingresos debido al cierre temporal de negocios, la reducción de horas y la baja por enfermedad, vacaciones, tiempo libre personal y estigmatización. Esto afecta negativamente su capacidad para cumplir con las obligaciones financieras, genera deudas más grandes y les dificulta la adquisición de los suministros necesarios. Debido a los cierres y la necesidad de distanciamiento social, también hay una falta de opciones de atención y la capacidad de pagar por la atención de niñas, niños, personas ancianas y personas con discapacidades. Esto produce un cambio de mano de obra de la economía remunerada o económica a la economía no remunerada como proveedores de cuidado familiar. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos que:

  • Implementar moratorias en los desalojos debido a atrasos en alquileres e hipotecas y aplazamientos de pagos de alquileres e hipotecas para aquellas personas afectadas, directa o indirectamente, por el virus y para personas que pertenecen a grupos vulnerables.
  • Implementar moratorias para la desconexión de los servicios públicos, incluidos los servicios de agua, electricidad, teléfono e internet, independientemente de la incapacidad de pago y los historiales de pago.
  • Proporcionar ingresos básicos universales para aquellas con ingresos perdidos.
  • Brindar apoyo financiero a personas sin hogar, refugiadas y a refugios para mujeres.
  • Proporcionar ayuda financiera adicional a las personas mayores y con discapacidad.
  • Acelerar la distribución de beneficios.
  • Modificar las políticas de licencia por enfermedad, licencia parental y de cuidado y tiempo libre personal.
  • Instruir a las empresas a invitar a los empleados a trabajar de forma remota en las mismas condiciones financieras acordadas antes de la pandemia.
  • Distribuir paquetes con artículos de primera necesidad que incluyen jabón, desinfectantes y desinfectante para manos.

Violencia contra las mujeres, violencia doméstica / violencia de pareja. Las tasas y la gravedad de la violencia doméstica / violencia de pareja contra las mujeres, incluida la violencia sexual y reproductiva, probablemente aumenten a medida que aumenta la tensión. Las restricciones de movilidad (distancia social, autoaislamiento, cierre extremo o cuarentena) también aumentarán la vulnerabilidad de los sobrevivientes al abuso y la necesidad de servicios de protección. (Ver Desigualdad económica). El escape será más difícil ya que la pareja abusiva estará en casa todo el tiempo. Las y los niños enfrentan riesgos particulares de protección, incluido un mayor riesgo de abuso y / o ser separados de sus cuidadores. La accesibilidad a los servicios de protección disminuirá si se impone un bloqueo extremo a medida que se desvían los recursos públicos. Las mujeres y las niñas que huyen de la violencia y la persecución no podrán abandonar sus países de origen o ingresar a países de asilo debido al cierre de las fronteras y las restricciones de viaje. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Establecer unidades separadas dentro de los departamentos de policía y líneas telefónicas directas para denunciar la violencia doméstica.
  • Aumentar los recursos para las organizaciones no gubernamentales que responden a la violencia doméstica y brindan asistencia, incluidos refugio, asesoramiento y asistencia legal, a los sobrevivientes, y promueven aquellos que permanecen abiertos.
  • Difundir información sobre violencia de género y difundir los recursos y servicios disponibles.
  • Los servicios públicos designados directos, incluidos los refugios, deben permanecer abiertos y accesibles.
  • Garantizar que los servicios de protección implementen programas que tengan planes de emergencia que incluyan protocolos para garantizar la seguridad de los residentes y usuarias.
  • Desarrollar un protocolo para el cuidado de las mujeres que no pueden ser admitidas debido a la exposición al virus que incluye cuarentena segura y acceso a pruebas.
  • Extender la duración de las medidas cautelares judiciales / órdenes de protección para cubrir todo el período obligatorio de encierro y cuarentena.
  • Hacer provisiones para que las sobrevivientes de violencia doméstica asistan a los procedimientos judiciales a través de teleconferencias accesibles.
  • Instruir a los departamentos de policía para responder a todos los informes de violencia doméstica y conectar a las sobrevivientes con los recursos apropiados.
  • Asegurar que las mujeres y niñas y otras personas en posiciones vulnerables no sean rechazadas en la frontera, tengan acceso al territorio y a los procedimientos legales de asilo. Si es necesario, se les dará acceso a las pruebas.

Acceso a la información. Existe un acceso desigual a información confiable, especialmente para aquellos estructuralmente discriminados y pertenecientes a comunidades marginadas. Las personas deberán recibir actualizaciones periódicas de las autoridades sanitarias nacionales durante la duración de esta crisis. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Lanzar campañas públicas para prevenir y contener la propagación del virus.
  • Consultar y trabajar con la sociedad civil en todas las iniciativas para proporcionar información al público.
  • Poner la información a disposición del público en lenguaje sencillo y medios, modos y formatos accesibles, incluidos Internet, radio y mensajes de texto.
  • Garantizar que las personas con discapacidad tengan acceso a la información a través del lenguaje de señas, subtítulos cerrados y otros medios apropiados.
  • Aumentar los subsidios a las organizaciones no gubernamentales que garantizarán que los mensajes se traduzcan y entreguen a través de los medios apropiados a quienes hablan diferentes idiomas o tienen necesidades específicas.
  • Crear y desplegar un grupo de trabajo para compartir información y recursos con personas vulnerables con un enfoque específico en personas no alojadas, discapacitadas, migrantes, refugiados y personas neuroatípicas.
  • Abstenerse de adoptar medidas para desalentar o restringir a los periodistas que informan sobre la pandemia de COVID-19 con el pretexto de combatir la información errónea.

Abuso de poder. Las personas en las cárceles, los centros administrativos de migración, los campos de refugiados y las personas con discapacidad en instituciones e instalaciones psiquiátricas corren un mayor riesgo de contagio debido a las condiciones de reclusión. También pueden volverse más vulnerables al abuso o negligencia como resultado de la supervisión externa limitada y la restricción de visitas. No es raro que las autoridades se vuelvan demasiado celosas en sus prácticas relacionadas con la aplicación de la ley y la introducción de nuevas leyes. Durante esta crisis, las personas vulnerables, especialmente los disidentes, corren un mayor riesgo de tener interacciones negativas y potencialmente peligrosas con las autoridades. En respuesta a este desafío, pedimos a los gobiernos:

  • Proporcionar e implementar restricciones en relación con COVID-19 de conformidad con la ley. Cualquier restricción debe ser estrictamente necesaria, proporcionada y en interés de objetivos legítimos de interés general.
  • Monitorear que las restricciones adoptadas en interés público no resulten en ningún daño específico de género para las mujeres y niñas que ya son extremadamente vulnerables y corren el riesgo de que se les nieguen sus derechos humanos básicos.
  • Consultar cualquier cambio en las leyes existentes con las organizaciones de derechos humanos y el Defensor del Pueblo / Defensores de Derechos Humanos
  • Alentar a los agentes de la ley a centrarse en aumentar la seguridad en lugar de los arrestos
  • Capacitar a las y los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, trabajadores del cuidado y trabajadores sociales para que reconozcan las vulnerabilidades y realicen los ajustes necesarios en su enfoque y participación
  • Adoptar protocolos con enfoque de derechos humanos para reducir la propagación del virus en los centros de detención y reclusión.
  • Fortalecer la supervisión externa y facilitar el contacto seguro con familiares, es decir, llamadas telefónicas gratuitas
  • Apoyar a las organizaciones de la sociedad civil y al Defensor del Pueblo / Defensores de los Derechos Humanos del país en el monitoreo de los desarrollos dentro de esas instituciones de manera regular
  • Comprometerse a suspender las leyes y poderes de emergencia una vez que la pandemia disminuya y restablecer el mecanismo de control y equilibrio.