Solidaridad con #ChileenHuelga
Publicación: 23.Octubre.2019

Buenos Aires y Washington DC, 23 de Octubre de 2019.- A seis días de manifestaciones en Chile y del estado de emergencia decretado por el Presidente Piñera que llevó al despliegue de fuerzas militares a las calles, desde el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) enfatizamos nuestro llamado al Estado a repudiar todos los actos de violencia, poner fin a la militarización, y tomar medidas para garantizar el derecho a la vida, integridad y derecho a la protesta pacífica y ofrecer respuestas a los reclamos sociales. 

Hasta la fecha el Instituto Nacional de Derechos Humanos ha reportado 1,894 personas detenidas, 269 personas heridas, de las cuales 137 lo fueron por armas de fuego, y 5 muertes por agentes estatales que se encuentran bajo investigación. Las denuncias incluyen incidentes de torturas, violencia sexual, al igual que hostigamientos en contra de personas que integran grupos de sociedad civil y periodistas. Estas acciones, al igual que todo acto de violencia contra personas o propiedad, deben ser investigadas de forma pronta y efectiva. 

Frente a las huelgas y manifestaciones que se desarrollaran el día de hoy y mañana, 23 y 24 de octubre, nos solidarizamos con quienes marchan pacíficamente por una vida digna y en apoyo a quienes se han visto agredidos de forma ilegítima durante las marchas de días previos. Es fundamental que el Estado respalde un claro mensaje de repudio a la violencia, enfatizando el deber de garantizar el derecho a la protesta pacífica y las restricciones de estricta necesidad y proporcionalidad para el uso de la fuerza.  

Por otra parte, el Estado debe retirar la presencia militar de las calles y de tareas de control de orden público, las que corresponden a la fuerza civil. Esta es la primera vez en casi 30 años, desde el final de la dictadura chilena, que los militares han vuelto a patrullar las calles del Santiago, hecho que potencia la desconfianza, contribuye a la violencia y reabre las heridas de una ciudadanía con justos reclamos sobre los altos costos de vida. A los pedidos de disculpas que ofreció el Presidente Piñera ayer por la desatención del poder político a los reclamos sociales y el anuncio de propuestas de medidas sociales deben sumarse medidas que profundicen el diálogo y garanticen a la ciudadanía su derecho a manifestarse de forma pacífica y a sus derechos sociales. Para ello, y sin perjuicio del deber del Estado de garantizar el orden público y prevenir todo acto de violencia, es necesario que las fuerzas militares no estén a cargo de velar por la seguridad de las personas.  

Finalmente, hacemos un llamado a evaluar medidas que permitan investigar efectivamente los hechos de los pasados días más allá de las investigaciones penales específicas que pudieran corresponder a actos violentos. El Estado debe impulsar un proceso que permita conocer la verdad y generar garantías institucionales para que estos hechos no vuelvan a ocurrir.